«No es de recibo que en plena crisis un banco presente 9.000 millones de beneficios»

El coordinador general de IU no se muerde la lengua a la hora de criticar al Gobierno de Zapatero y a los poderes económicos por la dura crisis que afecta al país

Sólo guarda cierto recato y habla de supuestos corruptos en el caso de UM y el PP, porque no es aforado y el Pocero, según cuenta, se ha querellado contra él un par de veces. Cayo Lara (1952, Argamasilla de Alba) sostiene que EU no no va a desaparecer ni se debe refundar con nadie

lara_eivissa_feb_2010IBIZA | EUGENIO RODRÍGUEZ —¿Qué le parece la intervención del Rey para tratar de lograr un pacto económico de Estado?
—Mal está la cosa para que quien no tiene competencias en la materia se meta en el asunto. En segundo lugar, este tema compete al Parlamento y a los partidos políticos. Podemos dejarlo en un gesto buenista, pero no va más allá. No va a haber pacto de Estado porque el jefe del Estado reúna a los partidos y a los sindicatos. El fondo del problema no está allí, si no en si existe una voluntad decidida a dar una salida a este país de la crisis, y no con los mismos elementos que la han creado.

—¿Ahora mismo cree que el PP va a volver a gobernar?

—Las elecciones de 2004 no las ganó el PSOE, sino que las perdió el PP. Lo mismo pasó en 1996, pero al revés. No las ganó el PP, sino que las perdió el PSOE por el paro, la corrupción que había en España. Ahora se repetiría por tercera vez la historia: que el PP no ganara por méritos propios, sino por un desastre del Gobierno de Zapatero. Los ciudadanos no se merecen eso. El presidente debe rectificar. En mi opinión está a tiempo de hacerlo, pero debe ser valiente y enfrentarse a determinados poderes económicos de este país para que incorporen solidaridad, ya no digo justicia, a esta situación de crisis. No es de recibo que en plena crisis, y con lo que sufre este país, el Banco de Santander presente nueve mil millones de euros de beneficio. Y digo el Banco de Santander por no decir otros que sí han tenido recursos del Estado para sacarlos del atolladero en el que se habían metido por jugar una política especulativa tremenda. Zapatero sigue prestando atención a unos gurús de la economía que no han dado ni una. Así lo que puede pasar es que Rodríguez Zapatero traiga solito al PP a la Moncloa. Con nuestra acción u omisión no va a ser. Con el PSOE podemos bailar juntos o separados, con el PP en ningún caso porque su música no nos gusta. El PP hubiera pedido con la boca grande elecciones anticipadas si no fuera por todo lo que tiene detrás [los supuestos casos de corrupción], pero es que no tiene ninguna propuesta alternativa que conozcamos.

—¿Se jubilará a los 67 años?

—Lo que toque, pero estoy convencido de que no será así porque entre los sindicatos y las fuerzas sensatas de este país vamos a desmontar con argumentos este globo sonda, o cortina de humo incluso, que ha lanzado el Gobierno para contentar a no sé quien. Llevamos 20 años en los que cada cinco o seis aparece un estudio de un determinado grupo de bancos que dice que las pensiones no se aguantan y que hay que dar un giro para evitar la quiebra. Ahora no sólo han aparecido estos, sino también el Gobierno. La impresión que tenemos en IU es que los que están deseando coger el bocado de los fondos de pensiones son los banqueros. Es un despropósito innecesario. Zapatero se equivoca porque le provoca un desgaste innecesario con la que está cayendo en este país.

—¿Qué dicen las encuestas de IU?

—Nosotros tenemos muy pocas alegrías a lo largo de nuestra vida. Cuando nos dan alguna montamos una cena extraordinaria. Todas las encuestas dicen una cosa, que hemos sobrepasado la raya del 5%. La última encuesta del CIS, a la que damos bastante credibilidad, nos ha situado casi en el 6,2% de los votos. Eso tiene mucha importancia para nosotros porque nos sitúa en el nivel que teníamos en 1988 y eso significa que algo está pasando: que estamos acertando en el discurso de la crisis y la gente no sólo le presta atención sino que empieza a generar confianza. Que en tres meses haya cambiado la intención de voto de 420.000 personas que dicen que ahora van a votar a IU y coincide con el porcentaje de voto que pierde el PSOE significa que se puede empezar a producir un trasvase del voto de la izquierda por la mala gestión de la crisis.

—Los partidos nacionalistas han limitado el campo de acción de IU frente al creciente bipartidismo. ¿Tiene futuro IU en este escenario?
—Creo que el nacionalismo puede surgir, entre otras causas, porque el Estado ha aplastado o no ha prestado la debida atención al desarrollo de determinadas zonas. Si nosotros lo hacemos bien, tenemos que integrar a todo el conjunto de la izquierda. El señor que sea un laico en un partido de izquierdas, se tiene que entender con nosotros. Si somos respetuosos con la lengua y se hace bien, hay camino para ir creando convergencias con los movimientos que surgen de la izquierda.

—En Balears es más complicado con los problemas palpables que mantienen con ERC.

—ERC es un partido independentista. Considera que debe tener un Estado independiente pero eso no lo quiere la mayoría de Catalunya. Además, creo que tal como está el patio y conforme como se han desarrollado las fuerzas productivas [la globalización], el poder de las multinacionales es tan fuerte, tan potente que es un error atomizar los puntos de referencia que van a combatir ese poder económico tan impresionante. Hay que superar las fronteras llamadas nacionales. Estamos combatiendo con auténticos monstruos que planifican la economía de países enteros. Deciden sobre la vida y la muerte de las personas. Hay razones de mucho peso que no hacen posible que vayan a avanzar partidos de corte independentista.

—¿ERC no entra pues en sus planes?
—Nosotros nos entendemos mucho con ERC en el Parlamento en asuntos de izquierda. Pero cuando defienden posiciones estrictas de un territorio no se puede hacer en contra de los de otras zonas. No entiendo que haya que defender a los obreros de Catalunya frente a los de Extremadura. Tengo mucha más identidad con un trabajador de ERC de Ibiza que con un empresario de Ibiza o de Castilla la Mancha, que es de donde soy. El independentismo es demasiado estrecho.

—¿ExC es el marco ideal para la refundación de Esquerra Unida?
—Nosotros vamos a respetar la democracia interna y el sentir en cada federación. EU no se refunda porque vaya a desaparecer. Creo que tiene campo, y lo prueban las encuestas que están saliendo. Al final necesitamos sentirnos parte y nos necesitamos. No creo que vaya a ir para abajo, sino para arriba. Las condiciones de cada sitio son las que son y si aquí determinan que se debe lograr un acuerdo político para ganar las elecciones y gobernar la isla es una decisión soberana que se ha de respetar. Pienso sinceramente, de lo contrario no lo diría, que EU no se debe fusionar ni fundir en nadie ni ninguna cosa determinada, sino que ha de tener autonomía y soberanía propia y hacer las alianzas y acuerdos para conseguir un gobierno lo más progresista posible en las islas.

—¿Qué piensa de la decisión del presidente Antich de romper con UM?

—Creo que es mejor tener un gobierno inestable que uno con supuestos corruptos. Digo supuestos porque no estoy aforado y tengo que ir con cuidado con las palabras porque El Pocero ya me ha puesto un par de querellas. Los corruptos hay que echarlos de la política. Debe ser como las monarquías que han acabado en algunos países. Esperemos que algún día también podamos acabar con ella, aunque no se puede comparar con la corrupción.

—Antich ha roto en una situación límite. ¿Cree que su partido debería haber tomado medidas antes para no ser partícipe de todo lo que ha pasado?

—Desconozco las interioridades, pero creo que se ha mantenido un cierto nivel de prudencia con dignidad y una decisión valiente.

—¿Cree que este Govern en minoría aguantará hasta final de legislatura?

—Creo que pueden llegar perfectamente hasta el final. ¿Por qué no? Ahora habrá un impulso nuevo, una renovación. Otra cosa, que no pueden evitar los compañeros de aquí, es lo que venga de Madrid y de la crisis. La crisis va a hacer daño y lo que haga el Gobierno de Rodríguez Zapatero va a tener un reflejo en los resultados electorales. Hay que tener muchos ojos puestos en lo que va a hacer el Gobierno. O corrige el rumbo o puede arrastrar a determinadas comunidades autónomas en las elecciones.

Publicada a Diario de Ibiza.

Share This