Joan Josep Nuet, senador de Izquierda Unida, ha sido el promotor de esta iniciativa

NUET_I_VALLEIzquierda Unida (IU) ha pedido en el senado, mediante su senador Joan Josep Nuet, al gobierno la derogación del Decreto Ley de 1957, que proclama el Monumento del Valle de los Caídos como un homenaje a los que dieron el sangriento golpe de estado contra el gobierno legal y legítimo del Frente Popular durante la II República. Concretamente y según el decreto franquista, respetado por todos los gobiernos democráticos que siguieron a la transición, el Valle de los Caídos es un “magno monumento destinado a perpetuar la memoria de los Caídos en la Cruzada de Liberación para honra de quienes dieron su vida por Dios“.

La coalición de izquierdas ha pedido al ejecutivo que lidera el presidente Zapatero que lo “redefina como centro dedicado a la recuperación de la memoria histórica”.

Izquierda Unida denuncia que el decreto franquista de 1957 “permite que los monjes benedictinos que lo gestionan reciban 340.000 euros para mantener la escolanía, gestionar una hospedería, alquilar salas del recinto para grupos ultracatólicos o campamentos de verano”. Además los religiosos “gozan de autonomía y no están obligados a rendir cuenta de sus actividades a pesar de que Patrimonio Nacional paga el mantenimiento de las instalaciones, la seguridad y el acondicionamiento de los accesos”, según ha explicado Nuet.

La moción impulsada por Izquierda Unida exige que “se adopte una disposición conforme a la Ley de la Memoria Histórica por la que se establezca que el Valle de los Caídos proyecte el conocimiento de las circunstancias en las que fue construido, mediante trabajo esclavo de prisioneros del bando republicano y difunda valores democráticos y de paz”.

VALLE_DE_LOS_CAIDOS


Share This