Ajuntament de CalviàLos concejales del PP de Calvià han dispuesto de un “sesudo” estudio electoral, que les informaba de cómo debían hacer frente a la pérdida de votos que se produjo en las elecciones europeas. Una vez comprobada la caída electoral de los dos partidos mayoritarios, el castigo electoral que recibió el PP y el ascenso de formaciones alternativas como Podemos o EU, urden todo tipo de maniobras para permanecer en el poder.

Los “estrategas” del PP no pierden el tiempo en analizar el porqué de los resultados, ni en ver en que han fallado a un electorado que les ha vuelto la espalda, simplemente traman argucias, marrullerías y compra de votos, para tratar de mantenerse en el poder cueste lo que cueste. Sin duda, en un muy “noble propósito” ya que, según ellos, “la llegada de una izquierda más allá del PSOE, hundirá la sociedad hasta las profundidades del abismo” ¡Hay que ver que dramatismo le ven a la pérdida de su mayoría y de sus poltronas!

Con una ceguera política que solo es superada por su soberbia, confunden lo que para muchos ciudadanos sería una gran alegría –la pérdida de la mayoría del PP y la entrada de nuevos protagonistas en el ayuntamiento- con una catástrofe bíblica, una catástrofe que sólo ellos perciben.

Pero están decididos a no tirar la toalla y a rebelarse contra una tendencia electoral que amenaza con dejarlos fuera del gobierno municipal, para ello, están dispuestos a utilizar toda su artillería, todas las trampas habituales en ese partido, la mentira, la difamación y la compra de votos. La receta es bien sencilla: vamos a meter miedo en el electorado anunciando todo tipo de desastres si ganaran los alternativos, vamos a utilizar el populismo más zafio, vamos a poner aún más la revista y la radio municipal al servicio de nuestro interés como partido. Y si todo eso no fuera suficiente… ¡Compraremos los votos!

Según los grandes analistas del PP, ahí se encuentra el quid de la cuestión, si la gente es incapaz de valorar sus desvelos y lo mucho que hacen por ellos, pretenden “fidelizar” un voto que se les escapa con prebendas y favores. Como dicen muy bien, “no hay votante más fiel que un estómago agradecido”. La misma política caciquil de siempre, compra de votos a cambio de favores, para mantenerse en el poder.

Pero ni por esas salvaran su mayoría, la gente ya se ha cansado de los recortes, de la prepotencia y del autoritarismo del PP. La gente está reaccionando y reclama un cambio radical de políticas i de los protagonistas que deben llevarlas a cabo, el ciclo electoral de las mayorías absolutas se ha acabado. Nuevas fuerzas, nuevos objetivos, nuevos protagonistas sociales y políticos avanzan, para ocupar un espacio que hasta ahora ha estado ocupado y abusado por el PP. Es el fin de una era y la llegada de una esperanza para los damnificados por la política del PP, que es la gran mayoría de la población. Ello no es una catástrofe sino que, al contrario, es motivo de una gran esperanza.

No le valdrán las triquiñuelas y las trampas legales al PP, la pérdida de su mayoría está cantada. Ni aunque utilicen de una maneta grosera los recursos públicos, como la radio de Calvià, en beneficio propio, ni aunque traten de amedrentar al electorado, no podrán evitar el cambio. Las “lumbreras” del PP, que no fueron capaces de detectar la corrupción policial y las mafias que operan en el municipio, tampoco encontraran la piedra filosofal que les permita eternizarse en el poder, su tiempo ya se ha acabado.

Alfonso Rodríguez, coordinador d’EU Calvià

Share This