Durante el año pasado 2017, Guanyem por Capdepera (Izquierda Unida de Capdepera), denuncia ante el Govern de les Illes Balears y ante el Ayuntamiento las irregularidades que existían en el parking alegal de Cala Agulla. Este parking de propiedad privada, que funcionaba hace años dentro de lo que corresponde a una ANEI (Área Natural de Especial Interés), entre otras figuras legales de proteccionismo como Zona de Especial Protección de Aves, también infringía normas de prevención de incendios y no tenía las instalaciones adecuadas para garantizar la seguridad a los usuarios.

Izquierda Unidad de Capdepera exigió durante años, al alcalde de este municipio, que regularizara la situación, al no mostrar el alcalde interés en regularizar dicha situación decidió poner en conocimiento a la Conselleria por medio de una denuncia oficial. Consecuencia de esto, la Conselleria determino que el parking no podía continuar en esta situación y debería cerrar.

Izquierda Unida elaboró, junto a la denuncia, dos propuestas ante el Govern y el Ayuntamiento para dar solución concreta a los problemas de aparcamiento con políticas seguras que defendiesen el interés general de la población.

La primera propuesta era que el Govern balear comprara o expropiara el terreno donde funcionaba el anterior aparcamiento y regulase toda la actividad, por medio de declarar la zona de interés general, para que la administración pública gestionara con políticas responsables y eficientes la actividad del aparcamiento en Cala Agulla.

La segunda propuesta era que el Govern repitiese el mismo procedimiento en el terreno colindante en suelo rustico, pero con un espacio fuera de la zona de protección ambiental ANEI que podría aprovecharse.

En ambos casos, Izquierda Unida sostiene que, la compra o expropiación de ambos terrenos por parte del Govern balear y su gestión pública están más que justificadas, incluso es más que necesaria hoy día, ya que se supone un importante interés general para la población. Siendo perjudicial para todos los usuarios de las playas, trabajadores y empresarios del municipio, no solo la irresponsable y alegal situación en la que el anterior propietario tenía el Aparcamiento, sino también las insinuaciones y presiones especulativas hacia el ayuntamiento y el pueblo por parte del propietario, que amenazaba con cerrar el aparcamiento. La correcta gestión pública del aparcamiento es estratégicamente necesaria para el interés de todo un municipio que vive del turismo.

Pero si bien la el Govern determina ahora las actuaciones correctas para regularizar la situación del aparcamiento de Cala Agulla, (el cierre del anterior parking alegal, la apertura con permiso especial en terreno lindante en suelo rústico fuera del Area Natural de Especial Protección y la exigencia de una serie de medidas de prevención de incendios y seguridad al propietario) Izquierda Unida de Capdepera cree que esto se queda a mitad de camino.

Y es que la temática del aparcamiento tiene un calado mucho más profundo para el municipio, esto es, el presunto sistema negociado que tiene las empresas vinculadas a los partidos municipales del bipartidismo. El parking situado en Cala Agulla habría sido objeto de presunta presión y negociación, durante años, vinculado a la adjudicación de la licitación por la explotación de las playas del municipio de Capdepera.

Nos referimos, para que el lector lo entienda, a la millonaria explotación de las hamacas y chiringos en las playas del municipio, que suponen Canyamel, Font de Sa Cala, Son Moll, Cala Agulla y Cala Mesquida. Habiendo sido, en tal caso, utilizado el parking como medida de presión para mantener una influencia en la adjudicación. Esto anula la libre y justa participación de cualquier empresa en la adjudicación de la explotación de los negocios en las playas. Construyendo un monopolio a base de influencias municipales.

Izquierda Unida, que tiene propuestas de gestión municipal de las playas, sostiene al menos que, si la gestión es por medio de contratación de empresas privadas, las Administraciones públicas deben garantizar la transparencia en las contrataciones y la justa participación de los adjudicatarios.

La alegal situación durante años del parking de Cala Agulla no viene de la nada, deriva de este supuesto encubrimiento implícito de los negociados entre las empresas vinculadass a los partidos municipales, repetimos del bipartidismo, que se reparten las contrataciones y licitaciones del Ayuntamiento.

En Izquierda Unida de Capdepera mantenemos la reivindicación de que el ayuntamiento no es un negocio, la política no es un negocio, del presupuesto municipal no es dueño el partido de turno. Se debería gobernar para el pueblo en todo su conjunto de manera neutral y no para favorecerse con intereses particulares.

Estos son los temas estructurales que deberían estar en la agenda de los políticos y discutirse abiertamente.

Capdepera, 17 de diciembre de 2018
Esquerra Unida de Capdepera

Share This